Biofertilización en sorgo granífero

Agropecuarias

El cultivo de sorgo, tanto para granos como para pasto y silaje, constituye una de las actividades importantes en el Dpto. Río Primero (Córdoba), un territorio donde las condiciones ambientales para el normal crecimiento y desarrollo de los cultivos extensivos (soja, maíz, sorgo, trigo) no son tan favorables como en la pampa húmeda.

Debido a las condiciones propias del territorio (bajas precipitaciones en general, ocurrencia errónea de las mismas, altas temperaturas estivales, suelos con bajo a medio contenido de materia orgánica en general y una falta de nutrientes evidenciables), el cultivo de sorgo se presenta con ventajas morfológicas y fisiológicas que le confieren mayor resistencia a la sequía y por lo tanto genera rendimientos más estables.

En esta región, el uso de aportes de nutrientes complementarios y/o suplementarios son necesarios para el logro de objetivos productivos rentables; sin embargo, la fertilización química en cultivos de baja rentabilidad (como el sorgo) se vuelve cada vez más onerosa y limitante; es por ello que se torna necesario la búsqueda de otras opciones como por ejemplo fertilización biológica en forma individual o bien haciendo una combinación entre fertilización biológica + fertilización mineral.

Dentro de estas opciones se encuentra por ejemplo el uso de biofertilizantes, también denominados fertilizantes biológicos (productos a base de microorganismos simbiontes benéficos para los suelos y para las plantas), que proponen sistemas más sustentables, evitando problemas de contaminación posteriores debido a su origen orgánico.

El objetivo del presente trabajo, llevado a cabo por el Ing. Agr. Carlos Omar Triadani, del INTA AER Río Primero, fue evaluar el impacto de la utilización de Azospirillum brasilense y Micorrizas, y su interacción con fertilizantes químicos nitrogenados en el crecimiento y rendimiento de 2 híbridos de sorgo granífero en el ambiente de Villa Santa Rosa de Río Primero, Provincia de Córdoba, sembrados en fechas tardías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *